lunes, 29 de enero de 2018

EN LA ESPERA

Y tan solo poseo un corazón dormido,
que se está marchitando al compás de las horas,
como el duende que escucha, tras la puerta escondido,
abrazando en su burla el rumor de las sombras.
La pérfida nostalgia se cuela en el silencio,
gris y brumosa estrella rozando las esquinas,
así como Caronte navegaba el infierno
frenético enviado de engaños y mentiras.
Soy dueña de las horas que quedaron varadas
en medio de los mares de escépticas desdichas,
y dueña del recuerdo que anida en mi memoria
cual pájaro que niega del vuelo la partida.
Y me quedan susurros disfrazados de aromas,
miradas en el torno de un convento de dicha,
espejismos sin tregua que cabalgan la noche
y duermen a mi lado velando mi vigilia.
Si me dicen que un día volverás a encontrarme
esperando el regreso como se espera el día,
que escucharé tus pasos y podrá dibujarse
en mis ojos cansados la luz de tu sonrisa
esperaré, sin miedo, como se espera el alba
y tenderé a la noche mi mano adormecida,
para coger la tuya de nuevo y explicarte
que el tiempo no ha borrado aquello que sentía.
Y tan solo poseo un corazón dormido
que murió aquella noche que te fuiste en la sombra
y que espera el momento en que tu amor y el mío
dibujen nuevamente en el mar caracolas,
en la tierra montañas y en el cielo caminos
y recorrerlos juntos más allá de la aurora,
porque solo poseo aquello que no es mío,
lo que tu te llevaste... y mi silencio añora,
 

EN LA SENDA

En la senda que oscura se despierta
se funden en dolor, tu amor y el mío,
caminantes descalzos tras los pasos
que dejaron grabados su vacio.
Allá el alma dibuja en los rincones
caricias que jamás se han prometido,
y se duerme abrazada a sus poemas
cual preso que se abraza a su martirio.
En la senda que leve nos respira
como aliento del sueño de algún niño
caminamos, sin pasos  ni regresos,
esperando tal vez ser lo que fuimos.
Y lloran madrugadas sin aurora
exclavas penitentes de sus nichos,
rompiendo en mil pedazos los instantes
carentes de futuro y de egoismo.
En la senda que nace de una historia
se resumen historias y acertijos,
raras muecas en rostros olvidados
que sin miedos se aferran al abismo.
Si llegamos al punto de querernos
como nunca jamás nadie se quiso,
llegaremos al punto en que los labios
olviden de los besos el motivo
y allá donde la senda nos separe
volveremos de nuevo a reunirnos.


martes, 9 de enero de 2018

Galia

Para ti, mi pequeña, mi regalo,
esa fiel compañera en la agonía,
la que está siempre ahí cuando yo lloro
y ríe si yo rio, sin sonrisa.
Para ti mi peluda que despierta
conmigo en la mañana y que me espía,
que me espera fiel siempre sin cansarse
con ese amor que entrega sin medida.
Mi amiga más sincera, mi muñeca,
mi rabona, mi dulce melodía,
la que camina siempre allí a mi lado
llenando cada paso de energía.
Para ti dulce Galia, la nerviosa,
la de los ojos dulces, la chiquita,
la que ladra en la noche y me despierta
y lamiendo mis manos, me acaricia.
Un te quiero a mi perra, a mi guardiana,
a la luz de mi casa, a la bendita
criatura que un día vio mis ojos
y decidió adueñarse de mi vida.
Mi pequeño homenaje compañera,
por dar tanto por nada, por la dicha,
de poder contemplarte y orgullosa
decirte que eres parte de mi vida.
Mi muñeca, mi amiga, mi sustento,
mi dulzura, mi suerte, mi alegría.


VENDIENDO

El que vende un suspiro es un poeta
que no sabe que vive de poesía,
el que compra miradas un asceta
que envuelve su dolor en lejanía.
Vendemos nuestros besos tan baratos
que apenas conseguimos su valía,
y a veces nuestros cuerpos tras las sombras
de un rincón de esperanza muerta y fría.
No buscamos amor, que el amor dura
lo mismo que nos dura una mentira,
no buscamos silencios, que las voces
rellenan las mortajas de la dicha.
El que vende un adios es un poeta
luchando una batalla ya perdida,
el recuerdo en los labios y el retorno
después de abandonarse a la partida.
Un mercado de flores que quisieron
y hoy lucen deshonradas y marchitas,
un momento tan breve que ni un verso
entiende lo que apenas se adivina.
Puede ser que soñemos aún despiertos
y sueñen con nosotros nuestras dichas
en un instante pleno de esperanza
queriendo transformarse aún en poesía.
El que se vende a sí, vende su alma
igual que se entregó una baratija,
sabiendo que en la noche se desprende
de aquello que jamás volver podría.
Vendemos y nos venden cada instante
morimos entregados sin salida
a ser lo que no fuimos aún soñando
que fuimos sin ser más que una mentira.



martes, 6 de junio de 2017

TU NOMBRE

Tu nombre tiene ese aroma
que funde el mar y la tierra,
tiene ese sabor amargo
de luz, calor y de arena.
Tu nombre lleva grabado
mi corazón en sus venas,
mi sonrisa en tu sonrisa
y mi tristeza en tus penas.
Tu nombre me sabe a besos,
a despedida y ausencia.
me sabe a lo que no existe
pero con pasión se sueña.
Tu nombre lleva mi nombre
al azul de las estrellas
a través de tu mirada
y tu sonrisa traviesa.
Tu nombre es solo recuerdo,
es nostalgia y decadencia,
es el pecado más grande
y el perdón sin penitencia.
Tu nombre duerme en mis labios
mientras el ayer despierta.


COMPROMETERSE

Eres la bruma lenta que en la noche
avanza silenciosa hacia mi encuentro,
siguiendo de mis pasos el camino
para borrar de huellas mis momentos.
Eres el todo o nada que me implica
aún cuando yo implicarme no deseo,
un torbellino frío que despacio
arranca el corazón de entre mi pecho.
Ese error cometido que es pecado
aunque pecar hoy sea un juramento,
esa nostalgia dura en primavera
que añora lo escondido del invierno.
Eres promesas rotas que unos lábios
sin querer prometerlas, prometieron,
el caríz en que tornan los suspiros
cuando escapan dormidos del deseo.
Eres mi espera ansiosa en la mañana,
mi locura más grande y de mi anhelo
lo prohibido que calla mientras grita,
lo fundido que duerme en el silencio.
Ese sueño imposible que se dobla
como un junco arrastrado por el viento,
esa sonrisa austera que descansa
en el fondo maldito de su infierno.


domingo, 28 de mayo de 2017

NO EXISTE

No existe en el amor más compañía
que aquella que los sueños nos arrasa,
la que es capaz de darnos ya la vida
y al tiempo el corazón nos arrebata.
No existe más canción que la balada
que duerme en un rincón de la mentira,
ni más desilusión que amar sin precio
los ojos que al mirarnos ni nos miran.
No existe más amor que el que encontramos
y luego en un instante va y se escapa,
más culpa que vivir enamorado
sabiendo de lo amargo de esta magia.
Y siendo siempre tú, no serás nadie,
si tu nombre otros labios lo han prohibido,
si por robar un beso has de bajarte
al fondo más oscuro del abismo.
No existe en el amor más fundamento
que aquello que imaginan las mentiras,
más tiempo que el que le robas al tiempo
buscando el despertar de una caricia.
Pero aún así queremos, y es la muerte
más dulce que el dolor que da la vida
cuando buscas en otro tu reflejo
y encuentras su mirada, tan vacia.

Seguidores

National Geographic POD

NASA Image of the Day

Se ha producido un error en este gadget.